Secretos del Viento

Secretos del Viento
Haceme click

Golondrinas

12/26/2008 12:13:00 a. m. | 0 Comments


En esas estrellas de plástico que mecían las pestañas de la noche, sobre alguna nube desde un ángulo ajeno, presentí una inyección sin piedad de una risa cálida sin antecedentes sobre este pueblo de ojos cerrados y persianas abiertas a avaricias de perfume abundando el cielo, dejando caer pensamientos bruscos sobre esas teteras de cristal, páginas que ya había leído, cartas que ya había respondido, cegados de niebla sin calma, ramos sin flores, caricias sin razones, ladrillos que desarman mi conexión con mi cielo, tu cielo, aquél cielo que cuidamos los dos, ahora mío no, ajeno, de otras manos, de otros pastos, de ningún aliento a frías melodías que sacudían sauces traviesos, ruedas sin aliento, calles de cemento, pintadas al raz del cielo, con bocas que aullan a la luna, que gritan palabras secas a voces de celofán, arrebatando ojos ciegos, quitando soles que van, que vienen, no quedan porque nadie me deja quedar, nadie quiere volar, yo vuelo, esta vez al raz del cielo, quiero ese cielo, mío para siempre, quiero despegar, quiero salir, quiero aprovechar lo poco que es vivir.-

Ojos

12/25/2008 11:18:00 p. m. | 0 Comments


Ríe cuando quiere soles que calienten sus mejillas,
sabe que es feliz cuando todo brilla,
duerme silenciosa en sus orillas,
baila al cielo, ríe en enero, ríe siempre.

12/23/2008 06:27:00 p. m. | 0 Comments


Como cascabeles en la punta de un faro extraviado en espinas de neblina, esperando para escupir vientos parpadean al caer entre las risas de las piedras que babeaban al mar sus camisas de fuerza amarradas en espigas de luces tarareando Para Elisa.

Me zambullo en un globo rojo que me prometía rasgarme los oídos con una pieza amena y un razo de guitarra que extrañaría allá en lo alto, sí, donde los pájaros no entienden el sueño, se apoderan del cielo, y nadan en su cantar.


Pisotean los charcos abandonados en espejos de tambores alejados de las vidas que perdimos, permanentes y sospechosas, en retratos de vociferar llaves hambrientas, que revientan de rabia y pudor, ante el sol que en el este refleja su parpadeo y una risa humana que calla el horizonte, en la calesita donde perdía los zapatos que el lobo me había vendido en la puerta del subte, con una sonrisa desapareció detrás mío, colgando de mi hombro, quizás volando sobre la cabeza de las alas de serpiente que solía guardar en mi almanaque.


Roncan ansiadas, para que vuelva a rugir, para que les vuelva a tocar el alma, con alaridos de guitarra. De SU guitarra, de MI guitarra. ¿Guitarra? creo que descansan.

Se ahogan en la sal que acariciaba las manos de las hojas que faltaban sangrar, quizás recorriendo un poco más esas alas que habían mordido el suelo, estrelladas alguna vez. Pero ahora se dedican a esparcirse en esa nublada corriente de ríos y lagunas que vamos a ver en profundos pozos años mas tarde, cuando se olvide lo inolvidable.

Alguna luciérnaga recordará

12/21/2008 04:59:00 p. m. | 0 Comments


Se asoman los vientos deshojados en la vereda, las huellas marcadas en las vidrieras, del viento que lanzaba gritos de impotencia, y tal vez, pateando esas latas de conserva alojadas en algún rincón, debajo de aquél farol, descubrirías que no solo era metal lo que nos rodeaba, el eco que resonaba dentro ahora se apaga, y crecen los ramos de idiosincrasia absoluta que marchitaban ojos ajenos a aquellos pastos que floreaban nuestros ríos.

Paraguas cerrados

12/11/2008 01:44:00 p. m. | 0 Comments

ojos de tiburón
muerte blanca
soda sin amigos
en un vaso lleno de olvido
con cucharas de madera que desenvuelven mentiras
y una crema de estrellas en la ventana, abierta al destino
peces que nadaban en el cielo, no los dejes caer en el agua helada, cubrilos con manteles de frutillas
tornado de sal , quemando a los gusanos del alma, esperando encerrado en cortinas de caramelo, diciendo lo que nadie quiere decir
ocultando lo que todos ocultan. "dejalo ser" gritaba avivante esa voz en medio del pasillo
pasillo, lleno de puertas, abrí alguna y vi el futuro de mi alma jugando al ajedrez con un camaleón
sentado, gozando de una copa del mejor champagne, amargo como sus lenguas, que ataban por detrás, los ojos de la rabia ajena, arrancándole las pestañas al corazón
habitaciones abandonadas adentro de la mente, cada una con un recuerdo peculiar, todo pierde sentido en la habitación del mino tauro, allí se desintegra todo lo material y se hace espiritual, el prende un sahumerio con aroma a alma, y nos da una piedra azul llamada paz
hay que cuidar de la piedra como a la vida misma. porque es lo que nos da vida a muchos. apreciarla, es vivirla, cuidarla y no sobrarla, son palabras de viejos. ellos los sabios, no necesitan tantas puertas, ya las abrieron
con el tiempo se abren puertas, y te vas topando con piedras que solo el que sabe vivir entiende el significado de ellas, otros las tiran al mar y dejan que floten para otro que sepa usarla
o se hunden en las profundidades oscuras de los remordimientos y pensamientos en vano, esperando ser rescatadas, por enormes aves que buscan el destino en una boca de pez, pero encuentran días de sol y montañas sin escalar, pasean en minifalda por las veredas del cielo
el rey sabe que moriremos y dejaremos que el mar se lleve nuestro espíritu, pero primero paseamos en un colectivo imaginario por la avenida paraíso, algunos van en subte hasta la estación infierno, y otros se quedan deambulando por buenos aires, ayudando o asustando a la gente que va de aquí para allá.

Calles despintadas

12/11/2008 09:31:00 a. m. | 0 Comments

Desatados vientos descartables,
paisajes que pierden la calma,
un café que late melodias agotadas,
arrancados potes de estrellas del alma.

Una soga a la deriva, soltandose
de toda la arena perdida, todas
las cartas que solían recibir, llenas
de encantos sin magias, caricias sin manos.

Secuestradas en algun armario
saturado de ropas de moda,
presienten que llegó el momento,
no soy quien debe partir.

Todo se sabe, y no hay sospechas,
el mantel derramado en la mesa,
alguien detrás de la puerta asecha,
endulzando calabozos de esta necia cabeza.

Saturaciones

12/10/2008 09:29:00 a. m. | 0 Comments

Una vela encendida,
en este oscuro bebible,
intacto y suceptible,
me falta licor en las venas.

En mis manos, tus ojos
como siendo arrancados
de un espejismo andante,
vacilante sin chapoteos.

Sus huellas, sin hablar,
dejan espeluznantes pisadas
apenas sin nombrar,
salen por la ventana a cantar.

Se mezclan con ese pote de crema
juntando estrellas en la oscuridad,
cada una, una botella,
encerrando circulos de ansiedad.

Si se marcha el sol

12/10/2008 09:13:00 a. m. | 0 Comments

Creía posible que en mi cabeza entraran esas moscas basureras que buscan ser feliz con un pedazo de nosotros, esas mariposas murieron intentando hacer algo útil de sus miserables vidas, esas abejas se tornaron hambrientas, porque esos murciélagos ahora tienen sed, están secos de nuestras palabras, de mis remedios para dolor de cabeza, de mis voluntados como último ser en tocar la arena descalza, acariciar el pasto con los dedos en primavera, en verano, en risas, en llantos, en cálidos transparentes que nos conducen a llanas planicies que ya habíamos olvidado, que ya no tienen significado, que duermen sonrientes en un frasco de ciruelas secas, como sus llamas, como su canto, sin ladrillos, sin paredes.

Sin Camellos

12/05/2008 12:08:00 p. m. | 0 Comments

Destrozar manteles rotos, morder reflejos de cristal, desmenuzar el silencio hasta un punto tal que enpieze a gritar, amarrando con sus manos de colores, nudos de seda que atan los ojos, con mis ojos, tus ojos, sin saber que eramos parte de la misma sociedad, suciedad, terrones de azucar caen de la mesa sin saborear la sal, correr, reir, saltar, volar, vivir !

y sobre todo v i v i r.-

tibios faroles, intactos

12/05/2008 11:16:00 a. m. | 0 Comments

- son demaciados, nunca vamos a terminar!
- Pero son para esta tarde, hacemos a tiempo.
- No! no te das cuenta que ya se pone el sol?
- Tranquilo, faltan un par de horas. Andá, sentate y descansa, yo sigo.
- Bueno, gracias, avisame si necesitas una mano.
- Vos andá.

A las tres horas y media, el farol aterrizó sobre la cabeza del de gorra azul. El segundo, sin pensarlo acudió a su encuentro, para avisarle que ya estarian llegando. Que ya terminaría el tiempo. El tiempo.

Cuando todo se apague, quien nos va a alumbrar? Hasta cuando tenemos? Yo sé! No, no sé.

Sabemos cuando se pone el sol, sabemos que tenemos que apurarnos.

Pero no te apures.

Ofrecé flores.

sí, flores.-