Secretos del Viento

Secretos del Viento
Haceme click

Impredecible laguna de los patos

4/29/2009 04:49:00 p. m. | 0 Comments




Solo un Compact Disc sentado,
con su mirada fija en las ajugas
de su cansado reloj pulsera;
pudo predecir que esto ocurriría.
Pero ahora me pregunto...
sin más vueltas...
¿Dónde se guardan los sueños?
¿De verdad existen en este planeta?

Ojos en abril

4/16/2009 09:07:00 p. m. | 1 Comments


Entusiastas voces de violín, entusiastas hojas carmín, navegando ojos sin abrir, esculpiendo melodías de abril.

Lautaro Martinez A.

4/16/2009 08:47:00 p. m. | 2 Comments




Trágico acensor de playa

4/12/2009 08:40:00 p. m. | 0 Comments


Época de colgar sacos y sombreros.
Volando al sur con zapatos viejos,
armando soles con reflejos,
esculpiendo nubes en recovecos.

Ruedas que giran y giran,
al compás de alguna melodía;
en charcos escondidos
encuentro el último tranvía.

Redes y películas que no vi,
ritmos y soles que me perdí,
anestesiando el presente...
descubriendo cielos sin gente.

Un grillo que despierta par de
cegadas manos en campos de ranas,
duques, condes y reyes,
maniquies de manteles sin caras.

Etiquetas de vidas desparramadas;
sueños desatados a quemarropa,
monótonos montículos de luces antagónicas,
Destello de rojos desde la flota.

Perfumes y Tambores.

4/12/2009 08:34:00 p. m. | 1 Comments


Una alarma
entre todos los oídos
que vi esa noche.

- ¡Pintame los ojos!

Quiso decir una veleta

que fundía mis miedos al viento.
Entre estrofas y espirales,
entre renglones y kamikazes;

entre todo lo que una vez soplé, entre sábanas que siempre adoré, entre lo que guardé en la nube que viví, melodías del sol.

Libros y rayones

4/05/2009 04:26:00 p. m. | 1 Comments


El sombrero que permanecía colgado en la pared de aquél cuarto helado, daba sospechas de que se arrancaría las piernas, el hombre que asustado, repetía siempre que todos somos parte del mismo pozo, desarraigados y empujados al futuro, sin mas ocurrencias, que un pañuelo verde y risas que espantan ese sombrero. Capulina, zapatos de tacón. Para qué zapatos? Necesitamos piernas nosotros. Y un pozo que esquivar.

Naturaleza de un sable desganado

4/01/2009 03:46:00 p. m. | 2 Comments


Me costó encontrar la palabra cortina debajo de éste remoto almohadón de pensamientos que levan al eco de preguntas sin tinta, cabezas despachadas de la felicidad que existió en ese subi bajas de armoniosos contrastes entre la naturaleza este rincón que intenta no perder nunca la paciencia y dejar que todos estos nudos se pierdan en la inconsciencia de un placentero sillón encarnado en las infinidades de acordes que sostienen mi cabeza. El último silbido que despertó y destapó las sombras más rebuscadas, se encontraron, segundos después, en el grito de un niño; de un parque... de algún lugar extraviado en los ojos de vagas ideas que barremos debajo de la alfombra.

Descubriendo esta vez, que todo suena diferente, que todo lo escupen las garras de un contrabajo hambriento deseando poder asechar en cualquier órbita escondida en espacios desarmados de un hilo de mecedoras y reyes tocando estrellas, despegando, quizás, cielos carcomidos.

Y he aquí nuevamente mi cabeza; flotando en este arrancado camino, donde se juntan la rabia y el ensueño perdido.

El barco no se hunde esta vez

4/01/2009 03:39:00 p. m. | 1 Comments


Otro cascabel que cae de la montaña, cansado como mil bocas lujuriosas, cansados ya de pensar, escribir, bostezar. Suave se mece el miedo en la falda de una sonrisa apagada. Son pocos los que han de dormirse a tiempo.

Sonidos del Mar

4/01/2009 03:27:00 p. m. | 3 Comments


Cercados de inmensos
desgastes y fríos inesperados, encontré una canción al borde de la razón, al borde de la marea que pedía explicaciones de vida, explicaciones que no entendería un ser común. Flotando entre aullidos y mares, entre gaviotas y pesares, una sonrisa que me devolvía el color. Un mar incesante de cajones y diamantes a la deriva, perdidos en las nubes que cuelgan de las estrellas que creímos lejos, están tan cerca como ese mar, en ojos de piedras, en paredes que olvidaron callar.